lunes, 8 de enero de 2007

La Otra Vaca (construxion colectiva)


Alrededor de la mesa. Todos. Éramos unas once o doce personas. El dueño de la casa servía de a trozos la cena. Exquisita. La última cena en ese lugar para todos los comensales (y los comecarnes y los tomamerluza).

Todos comíamos haciendo honor a ese momento histórico, a ese hecho sin igual, a esa memorable fecha, todos comíamos como si fuera la última vez. No sólo la última vez en esa casona, sino LAULTIMAVEZ.

Y casi toma forma esa tontera (eso de LAULTIMAVEZ) cerca de las dos de la mañana, pero nadie se dio cuenta creo.

Dejé de tocar la guitarra. El olor a gas era muy fuerte a pesar destar al airelibre.

No entendía cómo los demás podían soportarlo. El Anfitrión pareció enojarse un poco ante minsistencia y me miró con sorna cuando le dije por trigésima vez quel olor a gas nos iba a hacer mal.

Holden con su vozarrón explicaba, como si fuera un catedrático, los por qué y los qué de festejos y antifestejos futboleros y extrafutboleros; alegatos sin sentido a la barbarie que Manuco y Paul intentaban referirse pero solo proferían balbuceos mezcla de bronca y risa, sin poder argumentar, mientras otra ronda en dosis justas de cena calmaba las aguas solo por instantes.

Salí de la casona a tomar un poco de aire.

Para comprender mejor lo que pasó después, es necesario observar la figura 1 (o plano aquí adjuntado)


Salí a tomar aire decía y entonces escuché vagamente unos rasguños a la ventana questá en el frente de la casona. Parecía un gato. Pero no.

Luego de unos minutos, yo preguntaba y eso que había adentro contestaba si o no (“sí” un golpe, “no” dos golpes). Entré con sumo cuidado a la casa de adelante y ahí estaba atado y con la boca tapada con una cinta (como en las películas) el flaco que vive con el Roedor (alias del dueño de casa).

Lo desaté.

Su revelación primero me causó gracia, luego terminé por creerla y por hacer algo al respecto.

Me dijo: “El Roedor los quiere matar a todos, los está envenenado. ¿No sienten el olor a nitrógeno? El Roedor quiere dormirlos a todos… de hecho dijo que se iba a ir de esta casa y no es así… cuando lo descubrí era demasiado tarde... discutimos y comenzó a golpearme, pero en ese momento llegó uno de ustedes creo que era Django o algo así…” el relato era claro, pero como de a espasmos…

-Me cuesta mucho creerte- dije.

- Hacé lo que quieras, pero los quiere matar a todos con un caño que puso de un gas parecido al nitrógeno…

-¿Pero no le hace nada a él? ¿Por qué?

- No, él es un extraterrestre (…).

Me reí durante varios minutos. Pero el flaco se enojó y casi me pega. Me dijo:-callate!!!

Mexplicó un montón de veces pero yo no le creía! Hasta que me mostró las fotos y me obligó a entrar al sótano y me obligó a tocar y a revisar el instrumental (sofisticadísimo) que supuestamente era de nuestro anfitrión.

Cuando las pruebas fueron contundentes como para que dejara de reirme, él (nunca reveló su nombre) me dijo que tenía que ayudarlo a desmantelar el plan.

Reconozco que dudé mucho, pero quel flaco me había convencido de tal forma que quería salir corriendo a pegarle a Roedor. Él me frenó enojándose: - sos loco!! Es muy poderoso!!!

Durante toda la “misión” alterné entre la locura, el creer o no creer, la risa, los nervios y la anciedad.

Mientras el flaco trataba de cerrar una especie de manija, yo tenía que pasar por encima de donde todos seguían disfrutando de la velada y torcer (sin hacer ruido) el caño del cual salía el tóxico… tenía pocos segundos porque la manija que iba a cerrar mi (ahora) coequiper duraba cerrada entre diez y doce segundos según él mismo había comprobado.

La coordinación fue casi perfecta.

Lo más temible fue cuando pasé por el techo muy cerca del patio. Por suerte hablaban cada vez más fuerte y no se me escuchó mientras me arrastraba y golpeaba a veces, por atolondrado, por llegar al caño sin que ellos se dieran cuenta y a tiempo, para que no pasara nada.

Lo logré, en unos segundos (siete u ocho) pude enconvar el caño con la herramienta que me había dado el flaco y volver antes que se diera cuenta nadie.

Cuando concluímos la misión, desde la salida del sótano el flaco me dijo: - ahora rajá, cuando se dé cuenta nos mata…

Así que corrí, corrí hasta casa. Después, bien tarde, llamé a uno de los questaba comiendo ahí y me dijo que todo estaba terminando, questaban bien.

Al otro día me aseguré que todos estén, que nadie haya quedado en esa casa. Ahí respiré de nuevo.

Creo que Roedor nunca supo que fui yo el que arruinó su plan. Pero también estoy seguro que a varios de los questuvieron, el gas les afectó irremediablemente…

7 comentarios:

manuco dijo...

Puede que sea cierto lo que decís. Yo no me avivé de nada. Los que nos quedamos hasta tarde lo hicimos tomando el antídoto. Tal vez nos salvamos por eso.

Anónimo dijo...

UNA SUERTE QUE CONTAAN CON EL ATIDOTO.
ES USTED MUY VALIENTE SEÑOR SeNoDRaM. UNA SUERTE PARA SUS AMIGOS.

EL COLECCIONISTA

Jack Duluz (Sub Cte Bizarro) dijo...

Jejeje...Grosso, desopilante, marca registrada del dueño de casa. Seguí así, perro bigutudo.-

Cazador Oculto dijo...

JJJJJJJJJJJJJaaaaaaaaaaaaaaa, buenísmo........... Gracias Senodram, contundente escritura; sabía que en el cuarto de la ventana rasgada estaba el eje del proyecto venenoso !!!!!!!!! Yo también me habia dado cuenta lo que tramaba el jefe de hogar; por suerte, por tu mano, por el antídoto y por lo que aportó la otra vaca puedo escribir esto ahora

Yo

manuco dijo...

Si alguno va a Chile, no puede dejar de ir

http://www.santiagourmet.com/fichadetalle.asp?idq=2010

¿A qué se referirá con lo de "principalmente atendido por extranjeros"

Lupa dijo...

Dicen los que saben, que Roedor afecta con su veneno colombiano diariamente a media Diag. 80...el aspecto bizarro y cuasi alienígena de muchos de sus habituales transeúntes dán respaldo a esta creencia. Puedo dar fé, yo mismo lo vi arrastrarse entre los comercios...
Bravisimo Senodram, casi que me busco algún viejo ejemplar de "El Borde" para rememorar viejas épocas.

Lupa dijo...

Bueno señores, les presento a mi vaca...la otra...

http://quepasaporlayeca.blogspot.com/2007/01/la-otra-vaca.html

provecho...